Add to Technorati Favorites



"La música Pop es para ovejas, y nosotros somos pastores disfrazados de lobos"
[Laibach]
 
 FAQFAQ   BusquedaBusqueda    Lista de miembrosLista de miembros   Grupos de usuarioañadir cita  Lista de miembrosLista de miembros   Grupos de usuarioMarcadores   RegistroRegistro 
 PerfilPerfil   Autenticate para comprobar tus mensajes privadosAutenticate para comprobar tus mensajes privados   AutenticarseAutenticarse 

El Valle de Lágrimas Chino

 
Comenzar nuevo tema   Responder al tema     (Indice del Foro) -> Política
Ver anterior tema :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
yemeth



Unido: 06 Jan 2005
Mensajes: 1389

MensajePosted: Tue Jan 08, 2008 1:53 pm    Enviar tema: El Valle de Lágrimas Chino Responder citando

 

El Valle de Lágrimas Chino

¿Es el futuro el capitalismo autoritario?

por Slavoj Zizek

Publicado en In These Times, 3 de diciembre de 2007

traducido por Decondicionamiento (http://www.decondicionamiento.org)



La explosión del capitalismo en China tiene a muchos occidentales preguntándose cuándo emergerá la democracia política con su carácter de acompañante "natural" del capitalismo. Sin embargo, una mirada más cercana deshace cualquier esperanza en esa dirección.

La China moderna no es una distorsión oriental-despótica del capitalismo, sino la repetición del desarrollo del capitalismo en Europa en sí mismo. En la modernidad temprana, la mayor parte de los estados europeos estaban lejos de ser democráticos. Y si lo eran (como en el caso de Holanda durante el Siglo XVII), se trataba sólo de una democracia de la élite propietaria, y no de los trabajadores. Las condiciones para el capitalismo fueron creadas y sostenidas mediante una brutal dictadura estatal, muy parecida a la de la China actual. El estado legalizó expropiaciones violentas de la gente común, que les convirtió en proletarios. El estado procedió entonces a disciplinarles, enseñándoles a ajustarse a su nuevo rol de subordinación.

Las características que hoy identificamos con la democracia liberal y con la libertad (sindicatos, sufragio universal, libertad de prensa, etcétera), están bien lejos de ser los frutos naturales del capitalismo. Las clases bajas los ganaron mediante duras y largas luchas a través del Siglo XIX. Recuérdese la lista de demandas que Karl Marx y Friedrich Engels hacían en la conclusión del Manifiesto Comunista. Con la excepción de la abolición de la propiedad privada, la mayor parte de ellas -como un impuesto sobre la renta progresivo, educación pública gratuíta y la abolición del trabajo infantil-, son ampliamente aceptadas en las democracias "burguesas" de hoy en día, y todas fueron ganadas como resultado de luchas populares.

Así pues, no hay nada de exótico en la China de hoy en día: Apenas está repitiendo nuestro propio pasado olvidado. Sin embargo, una ocurrencia tardía de algunos críticos liberales occidentales es la siguiente; ¿podría haber sido más rápido el desarrollo de China dentro del contexto de una democracia política? El filósofo germano-británico Ralf Dahrendorf ha relacionado el aumento de la desconfianza en la democracia con el hecho de que, después de cada cambio revolucionario, el camino a la nueva prosperidad tenga que atravesar un "valle de lágrimas". En otras palabras, después de que un socialismo de estado se rompe, el país no se puede transformar inmediatamente en una economía de mercado exitosa. Para Dahrendorf, este paso a través del "valle de lágrimas" dura más que el periodo medio entre elecciones democráticas. Como resultado, es grande la tentación de los líderes de un país democrático de posponer cambios difíciles y sustituirlos por consideraciones electorales a corto plazo.

En la Europa Occidental, el desplazamiento desde el estado del bienestar a la nueva economía global, ha producido dolorosas renuncias, menor seguridad y menores garantías sociales. En las naciones post-comunistas, los resultados económicos de este nuevo orden democrático han decepcionado a un extenso estrato de la población, que en los días gloriosos de 1989 equiparaban la democracia con la abundancia de las sociedades occidentales de consumo. Ahora, 20 años más tarde, cuando sigue sin haber abundancia, culpan a la propia democracia.

Sin embargo, Dahrendorf falla y no se da cuenta de la tentación opuesta: La creencia de que si la mayoría de una población se resiste a cambios estructurales en la economía, una élite ilustrada debería tomar el poder, incluso por medios no-democráticos, para desplegar los cimientos de una democracia verdaderamente estable. En esas líneas, el comunista de Newsweek Fareed Zakaria destaca cómo la democracia sólo puede "imponerse" en países económicamente desarrollados. Dice que si los países en vías de desarrollo son "democratizados prematuramente", entonces la catástrofe económica y el despotismo político pronto le seguirán. No es de extrañar, pues, que los países en vías de desarrollo más exitosos económicamente (Taiwan, Corea del Sur, Chile) hayan adoptado la democracia sólo después de un periodo de gobierno autoritario.

¿No es esta línea de razonamiento el mejor argumento para apoyar el camino de China hacia el capitalismo, en oposición al ruso? En Rusia, tras el colapso del Comunismo, el gobierno adoptó una "terapia de choque" y se lanzó directamente hacia la democracia y por la vía rápida hacia el capitalismo, con la bancarrota económica como resultado. (Hay buenas razones para ser aquí modestamente paranoico: ¿Los consejeros económicos occidentales del Presidente Boris Yeltsin que propuso esta perspectiva eran realmente tan inocentes como parecían? ¿O estaban sirviendo a los intereses estratégicos de EEUU debilitando económicamente a Rusia?)

Por otro lado, China ha seguido el camino de Chile y Corea del Sur en su paso al capitalismo, utilizando un poder estatal autoritario ilimitado para controlar los costes sociales y así evitar el caos. La extraña combinación de capitalismo y comunismo ha demostrado ser una bendición económica -bien visible- para China.


El país se ha desarrollado deprisa, y no a pesar del gobierno autoritario, sino gracias a él. Con una paranoia de aspecto stalinista, nos podríamos plantear, "quizá los que se preocupan sobre la falta de democracia en China, de lo que están realmente preocupados es de que su veloz desarrollo la pudiera convertir en la próxima superpotencia global, amenazando así la primacía de Occidente".



————————————-

Hoy, la tragedia del Gran Paso Adelante se está repitiendo como comedia. Se ha convertido en el veloz Gran Paso Adelante capitalista hacia la modernización, con el viejo slogan "una forja en cada pueblo" re-emergiendo como "un rascacielos en cada calle". La ironía suprema de la historia es que el propio Mao Zedong creó las condiciones ideológicas para el veloz desarrollo capitalista. ¿Cuál fue la llamada que hizo al pueblo, especialmente a los jóvenes, en la Revolución Cultural? No esperes a que otro te diga lo que tienes que hacer, ¡tienes el derecho de rebelarte! ¡Así que pensad y actuad por vosotros mismos, destruid reliquias culturales, denunciad y atacad no sólo a vuestro mayores, sino también al gobierno y a los cargos del Partido! ¡Barred los mecanismos represivos del estado y organizaos en comunas!

Y la llamada de Mao fue escuchada. Lo que siguió fue tal explosión de pasión sin freno para deslegitimar toda forma de autoridad que, al final, Mao tuvo que llamar al ejército para que restaurase el orden. La paradoja es que la batalla clave durante la Revolución Cultural no fue entre el aparato del Partido Comunista y los enemigos tradicionalistas denunciados, sino entre el Partido Comunista y las fuerzas a las que el propio Mao invocó.


Se puede discernir una dinámica similar en la China de hoy en día. El Partido resucita grandes tradiciones ideológicas para contener las consecuencias desintegradoras de la explosión capitalista que creó el Partido en sí mismo. Es con esto en mente que uno debiera entender la reciente campaña en China para revivir el Marxismo como una ideología estatal eficiente. (Se están gastando literalmente cientos de millones de dólares americanos en esta empresa.)

Aquellos que ven esto como una amenaza a la liberalización capitalista no se están enterando en absoluto. Por extraño que pueda parecer, este regreso del Marxismo es la señal del triunfo definitivo del capitalismo, la señal de su total institucionalización. Por ejemplo, China ha tomado recientemente medidas legales para garantizar la propiedad privada, un movimiento que el Oeste ha alabado como un paso crucial hacia la estabilidad legal. Pero, ¿qué tipo de Marxismo es apropiado para la China de hoy? Primero, echemos un vistazo a la diferencia entre Marxismo e Izquierdismo. Usaríamos izquierdismo como un término que se refiere a cualquier voz dirigida hacia la liberación de los trabajadores, desde los sindicatos a la superación del capitalismo. Pero la tésis marxista dice que el desarrollo de las fuerzas de producción es la clave para el progreso social, y es este el tipo de desarrollo marxista que fomenta las condiciones para la rápida y contínua "modernización".

En la China actual, sólo el liderazgo del Partido Comunista puede sostener la rápida modernización. El término oficial (confuciano) es que China debería convertirse en una "sociedad armoniosa".

Para expresarlo con los viejos términos maoístas, el enemigo principal podría parecer que fuera la amenaza "burguesa". Pero a los ojos de la élite que gobierna, los enemigos principales son sin embargo la "contradicción principal" entre el desarrollo capitalista sin trabas del que se benefician los gobernantes del Partido Comunista y la amenaza de revuelta de los trabajadores y campesinos.

El año pasado, el gobierno chino fortaleció algunos de sus aparatos de opresión, incluyendo la formación de unidades especiales de policías antidisturbios para aplastar revueltas populares. Esta policía es la expresión social de lo que ideológicamente es presentado como un renacimiento del marxismo. En 1905, Trotsky caracterizó la Rusia zarista como "la despiadada combinación del látigo asiático y el mercado de valores europeo". ¿No puede decirse lo mismo de la China moderna?

Pero, ¿y si el segundo acto democrático prometido que habría de seguir al valle de lágrimas autoritario nunca llega? Eso es lo que es tan inquietante sobre la China de hoy: su capitalismo autoritario podría no ser meramente un recordatorio de nuestro pasado, sino un presagio de nuestro futuro.
_________________
Entonces, ¿quiere el rojo de siempre o prefiere... ¡¡el color fooly cooly!??!?

Hay un mundo en tus ojos que yo mismo creé

Vuelta arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Mostrar mensajes de anterior:   
Comenzar nuevo tema   Responder al tema     (Indice del Foro) -> Política Todas las horas son GMT
Pagina 1 de 1

 
Saltar a:  
No puedes escribir nuevos temas en este foro
No puedes responder a temas en este foro
No puedes editar tus mensajes en este foro
No puedes borrar tus mensajes en este foro
No puedes votar en encuestas en este foro


Powered by phpBB 2.0.11 © 2001, 2002 phpBB Group