Add to Technorati Favorites



"La música Pop es para ovejas, y nosotros somos pastores disfrazados de lobos"
[Laibach]
 
 FAQFAQ   BusquedaBusqueda    Lista de miembrosLista de miembros   Grupos de usuarioañadir cita  Lista de miembrosLista de miembros   Grupos de usuarioMarcadores   RegistroRegistro 
 PerfilPerfil   Autenticate para comprobar tus mensajes privadosAutenticate para comprobar tus mensajes privados   AutenticarseAutenticarse 

Slavoj Zizek: Los Inquietantes Sonidos de la Marcha Turca

 
Comenzar nuevo tema   Responder al tema     (Indice del Foro) -> Política
Ver anterior tema :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
yemeth



Unido: 06 Jan 2005
Mensajes: 1389

MensajePosted: Wed Nov 07, 2007 8:34 am    Enviar tema: Los Inquietantes Sonidos de la Marcha Turca Responder citando

 

Los Inquietantes Sonidos de la Marcha Turca
publicado originalmente en In These Times, 6 de noviembre de 2007
http://www.inthesetimes.com/article/3393/

escrito por Slavoj Zizek
traducción por yemeth para decondicionamiento.org




El 16 de septiembre, el Ministro francés de Asuntos Exteriores, Bernard Kouchner, advirtió al mundo respecto al programa nuclear iraní, indicando que "tenemos que prepararnos para lo peor, y lo peor es la guerra".

Como era de preveer, esta afirmación provocó un gran alboroto, enmarcado en lo que el líder del organismo para los refugiados de la ONU, Sir John Holmes, llamó la "contaminación iraquí". Después del escándalo de las Armas de Destrucción Masiva como excusa para invadir Iraq, evocar tal amenaza ha perdido para siempre su credibilidad. ¿Por qué tendríamos que creer ahora a Estados Unidos y a sus aliados, cuando ya nos han engañado tan brutalmente?

Sin embargo, hay otro aspecto de la advertencia de Kouchner que resulta mucho más preocupante. Cuando el presidente francés Nicolas Sarkozy nominó a Kouchner, este gran líder humanitario políticamente cercano a los socialistas, incluso algunos de los críticos a Sarkozy alabaron el movimiento como una agradable sorpresa. Ahora el sentido de este nombramiento está claro: El firme regreso de la ideología del "humanismo militarista", o incluso del "pacifismo militarista".

El problema con esta etiqueta no es que se trate de un oxímoron, un recordatorio de los slogans de Orwell en 1984, "La Guerra es la Paz". Realmente uno ha de luchar a menudo por la paz, con lo que la posición pacifista de que "más bombas y muerte nunca traen la paz" es falsa. Tampoco es el problema que como en Iraq, el nuevo objetivo no sea elegido puramente por consideraciones morales sino que se deba a intereses estatégicos geopolíticos y económicos. No. El verdadero problema del "humanismo militarista" no se encuentra en la parte "militarista", sino en la "humanista", en cuanto que se presenta una intervención militar como si fuera ayuda humanitaria. En el nombre de unos derechos humanos universales despolitizados, tales intervenciones sugieren que cualquiera que se oponga a ellos no sólo está situándose en el lugar que corresponde al enemigo en un conflicto armado, sino que además está tomando una decisión criminal que lo excluye de la comunidad internacional de naciones civilizadas.

Por esto es por lo que en el nuevo orden global, ya no tenemos guerras en el viejo sentido en que se trataba de conflictos regulados entre estados soberanos a los que se aplican ciertas reglas (tratamiento de prisioneros, prohibición de determinadas armas, etcétera). Lo que nos queda son "conflictos étnico-religiosos" que violan las reglas de los derechos humanos universales. No cuentan como guerras en sí, y por tanto requieren la intervención "humanista-pacifista" de las potencias occidentales; más áun en el caso de ataques directos sobre los Estados Unidos u otros representantes del nuevo orden global. Estos enemigos no son considerados soldados, sino "combatientes ilegales", que se resisten de forma criminal a las fuerzas del orden universal. En este conflicto, es imposible siquiera imaginar una organización humanitaria neutral como la Cruz Roja mediando entre los bandos que combaten, organizando el intercambio de prisioneros, etcétera. Lo que sucede es que uno de los bandos del conflicto (la fuerza global dominada por los EEUU) asume en sí el papel de la Cruz Roja, percibiéndose no sólo como uno de los bandos en liza, sino como el agente mediador para la paz y el orden global que aplasta rebeliones específicas y, al mismo tiempo, provee de ayuda humanitaria a la "población local".

La cuestión clave entonces, es: ¿Cómo se define este "nosotros" sobre quienes habla Kouchner? ¿Quiénes están dentro y quiénes fuera? ¿Es este "nosotros" realmente el "mundo", la comunidad apolítica de gente civilizada que actúa en nombre de los derechos humanos? Una respuesta inesperada (o más bien una complicación) llegó un mes después el 17 de Octubre; fue entonces cuando el parlamento turco desafió la presión de los Estados Unidos y votó por una gran mayoría iniciar operaciones militares sobre Iraq para perseguir a los kurdos rebeldes. El presidente sirio Bashar Assad, de visita en Turquía, dio el giro final a esta decisión, cuando afirmó que apoya el derecho de Turquía para luchar "contra el terrorismo y las actividades terroristas".

Es como si en este caso, un intruso (y ante todo un intruso sin las credenciales adecuadas respecto a los derechos humanos; no olvidemos el negacionismo turco sobre el genocidio perpetrado contra los armenios) hubiera penetrado en el círculo cerrado del "nosotros", de aquellos que mantienen el monopolio de facto sobre el humanismo militarista. Nuestra inquietud es la misma que la del anfitrión de una fiesta al llegar un extraño que no ha sido invitado y actúa como si fuera uno de los invitados legítimos. Lo que hace inquietante la situación no es la "otredad" de Turquía, sino su reivindicación de igualdad. Revela la serie de reglas no escritas, prohibiciones silenciosas, y necesaria exclusión, que constituye el "nosotros" de la humanidad ilustrada.

La impresionante ironía es que la posibilidad de una marcha turca sobre Iraq tiene ya un precedente en el himno oficial de la Unión Europea, el "Himno a la Alegría" del cuarto movimiento de la Novena Sinfonía de Beethoven. Esta pieza es un auténtico "significante vacío" que puede utilizarse para cualquier cosa. En Francia, Romain Rolland la elevó como una oda humanista a la hermandad de todas las gentes ("la Marsellesa de la humanidad"). En 1938, fue tocada en el clímax del Reichsmusiktage, y después, fue utilizada para el cumpleaños de Hitler. En China durante la Revolución Cultural, en una atmósfera de rechazo a los clásicos europeos, tan sólo fue redimida esta pieza, como una muestra ejemplar de la progresiva lucha de clases. En los años 70, cuando ambas alemanias del Este y del Oeste tuvieron que participar juntas como un sólo equipo, fue el himno que se tocaba cada vez que Alemania ganaba una medalla de oro. El régimen supremacista blanco de Rhodesia de Ian Smith, que se independizó a finales de los 60 para poder mantener el apartheid, también proclamó esta oda como su himno nacional. Incluso Abimael Guzman, el (ahora en prisión) líder del grupo terrorista maoísta del Perú, Sendero Luminoso, al ser preguntado por su música preferida, mencionó el cuarto movimiento de la Novena de Beethoven. Así que podríamos imaginar una representación ficticia en la que todos los enemigos acérrimos, desde Hitler a Stalin, desde Bush a Saddam, olvidan sus enemistades y participan en el mismo momento mágico de hermandad extática.

Hay, sin embargo, un desequilibrio peculiar en este fragmento musical. A la mitad del movimiento, después de escuchar la melodía principal (la de la Alegría) en tres variaciones orquestrales y tres vocales, sucede algo inesperado en este primer clímax, algo que ha molestado a los críticos desde su primera representación hace 180 años. En el compás 331, el tono cambia totalmente. En lugar de la solemne progresión con tono de himno, el mismo tema de la "Alegría" se repite pero en un estilo propio de la marcia Turca ("Marcha Turca"). Tomando prestado de la música militar para viento y de los instrumentos de percusión que los ejércitos europeos del Siglo XVIII adoptaron de los jenízaros turcos, el estilo se transforma en el de un desfile popular carnivalesco, un espectáculo que es en sí una burla. Algunos críticos han comparado incluso los "gruñidos absurdos" de fagot y percusión que acompañan el comienzo de la marcha turca con pedos. Y después de este punto todo va mal; la sencilla dignidad solemne de la primera parte del movimiento nunca es recuperada.

Sin embargo, ¿y si las cosas no hubieran empezado a ir mal en el compás 331, con la entrada de la marcha turca? ¿Y si en lugar de esto, el problema fuese que había algo mal desde el principio? Deberíamos aceptar que hay algo insípidamente falso en el Himno a la Alegría, tal que el caos que entra después del compás 331 es una forma del "retorno de lo reprimido", un síntoma de lo que estaba mal desde el principio. Deberíamos pues alterar la perspectiva al completo y percibir la marcha como el regreso a la normalidad del día a día que ataja el despliegue de portentoso ridículo y nos devuelve a la tierra, como si dijera "¿querías celebrar la hermandad de los hombres? Pues aquí están, aquí está la verdadera humanidad."

¿Y no sucede lo mismo hoy en día con Europa? Tras invitar a toda la humanidad al abrazo de la celebración del éxtasis, la segunda estrofa del poema de Schiller que se asigna como letra a la música del "Himno a la Alegría" termina de forma inquietante: "y quien no pueda hacerlo [regocijarse], que se aleje llorando de esta hermandad". El síntoma principal de la crisis actual en la Unión Europea es precisamente Turquía: según la mayor parte de las encuestas, la razón principal de los que votaron "no" en los últimos referéndums en Francia y Holanda fue su oposición a que Turquia fuera miembro. El "no" puede apoyarse sobre términos derechistas-populistas (no a la amenaza turca a nuestra cultura, no a la fuerza de trabajo inmigrante barata turca), o sobre términos progresistas-multiculturalistas (no debería permitirse la entrada de Turquía, porque en su tratamiento a los kurdos no muestra un respeto suficiente por los derechos humanos). Pero el punto de vista opuesto, el "sí", es tan falso como la cadenza final de Beethoven.

El caso de la Turquía actual es crucial para entender de forma apropiada la globalización capitalista: quien propone políticamente la globalización es el partido islamista "moderado" del Primer Ministro Erdogan. Son los ferozmente nacionalistas y seculares kemalistas, partidarios de la Nación-Estado totalmente soberana, quienes se resisten a la integración completa en el espacio global (y también recelan de la entrada de Turquía en la Unión Europea), mientras que los islamistas ven fácil combinar su identidad cultural-religiosa con la globalización económica. Insistir en la identidad cultural particular de uno no es un obstáculo para la globalización: El verdadero obstáculo es el nacionalismo trans-cultural.

Así que, ¿debería permitírsele a Turquía entrar en la Unión, o debería hacerse que "se aleje llorando de esta hermandad", del círculo de la UE? ¿Puede sobrevivir Europa a la Marcha Turca? Y como en el final de la Novena de Beethoven, ¿y si el verdadero problema no es Turquía sino la melodía base en sí misma, la canción de la unión de Europa tal y como se interpreta para nosotros desde la élite tecnocrática post-política de Bruselas? Lo que necesitamos es una melodía de base totalmente nueva, una nueva definición de Europa en sí misma. El problema de Turquía, la perplejidad de la Unión Europea sobre qué hacer con Turquía, no trata sobre Turquía en sí, sino sobre la confusión de qué es Europa en sí. El punto muerto al que llegó la Constitución Europea es una señal de que lo que ahora está buscando ese proyecto llamado Europa, es su identidad.

En sus Notas Hacia la Definición de la Cultura, el importante conservador T.S.Elliot destacó que hay momentos en los que la única elección es entre el sectarismo y la no-creencia; esto se da cuando la única forma de mantener viva una religión es llevar a cabo una división sectaria que se desgaje de su cuerpo principal. Esta es hoy nuestra única opción: Sólo a través de una "división sectaria" respecto al legado europeo estandarizado, sólo seccionándonos de este cadáver en proceso de descomposición, podemos mantener vivo y renovado el legado europeo. La tarea es difícil. Nos fuerza a correr un gran riesgo; el de dar un paso hacia lo desconocido. Pero su única alternativa es una lenta putrefacción, la transformación gradual de Europa en lo que Grecia fue para el Imperio Romano maduro, un destino para el turismo cultural nostálgico sin relevancia efectiva.

El conflicto sobre Europa habitualmente se retrata como existente entre los conservadores Cristianos Eurocéntricos que quieren mantener fuera a países como Turquía, y los progresistas multiculturalistas que quieren abrir mucho más las puertas de la Unión Europea, hacia Turquía y más allá. ¿Y si este es el conflicto erróneo? Hoy, Polonia se distingue por ser el primer país de Occidente en el que el contragolpe anti-modernista ha vencido, y ha emergido de modo efectivo como fuerza hegemónica. Las llamadas a la prohibición total del aborto, la "purificación" anti-comunista, la exclusión de las teorías de Darwin de la escuela primaria y escuela secundaria, incluso la estrafalaria propuesta de abolir el puesto de Presidente de la República y proclamar a Jesucristo el Rey eterno de Polonia; todo esto se está uniendo para formar una propuesta que todo lo abarca, para promulgar una clara ruptura de régimen y constituir una nueva República de Polonia basada sin ambigüedades en valores cristianos anti-modernistas.

La lección por tanto está clara: el populismo fundamentalista está llenando el hueco creado por la ausencia de un sueño de Izquierda. La infame afirmación de Donald Rumsfeld sobre la Vieja y la Nueva Europa está convirtiéndose mediante una inesperada fórmula en realidad. Los contornos emergentes de la "nueva" Europa de la mayoría de los países post-comunistas (Polonia, Países bálticos, Rumanía, Hungría), se encuentra definida por el fundamentalismo populista cristiano, el anti-comunismo tardío, la xenofobia, la homofobia, etcétera. ¿Y si casos como Polonia debieran forzarnos a estrechar la entrada, para redefinir Europa de tal modo que excluyera el fundamentalismo cristiano polaco? Quizá es el momento de aplicar a Polonia el mismo criterio que estamos tan ansiosos de aplicar a Turquía.
_________________
Entonces, ¿quiere el rojo de siempre o prefiere... ¡¡el color fooly cooly!??!?

Hay un mundo en tus ojos que yo mismo creé

Vuelta arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Schatten



Unido: 20 Oct 2007
Mensajes: 21

MensajePosted: Tue Nov 13, 2007 5:35 pm    Enviar tema: Schiller: utopía y hegemonía Responder citando

Cuando los ideales políticos buscan resguardo en la obra estética, ésta, o bien se prostituye, o bien se convierte en la guardiana letal de todas las aspiraciones humanas.
La racionalidad puede abandonarse en lo sublime. La estética entonces, se vuelve peligrosa, precisamente, por el gran vacío que deja tras su caparazón ilusorio. Es capaz de reflejar ideales fielmente, de manera abrumadora. Y es también capaz de disecarlos hasta acabar con los más profundos sentimientos en ellos encerrados.
El impulso del hombre es exteriorizar lo que encuentra dentro de él, y dar forma a todo lo que le sale al paso.
La estética es el mejor método para llegar a afectar las sensibilidades fácil y eficazmente. Pero, según Schiller, la estética debiera ser sólo un medio transitivo y no el fín. Un tránsito necesario para ese "animal-hombre" tan sumergido en la materia.
La razón busca la hegemonía en alianza con los sentidos. Pisotearlos, sería revolucionarlos.
Es un juego, una forma de preparar la ingestión del imperativo. Es el engaño por y para la civilización.
En palabras de Terry Eagleton: "La belleza concede el poder de pensar y decidir, y en este sentido subyace a la verdad y a la moralidad; pero no tiene nada que decir acerca de los usos efectivos de estos poderes, que por tanto, se determinan a si mismos." (La Estética como Ideología.Ed.Trota).
Puede verse lo bello como mera instancia hechizadora. Puede ser tan indeterminante como succionadora. Puede su sueño de libertad desembocar en la pasión ilimitada que confunde utopía y hegemonía.
Pero ya dijo Schiller que "El hombre sólo es totalmente humano cuando juega", y como niño que tiene ante sí todas las posibilidades, llega hasta encontrarse con el llanto por el juguete roto.
La cultura nos abre a cualquier cosa. Es la indeterminación negativa de lo estético. El peligro de la retórica. La ilusión que nos hace olvidar la miseria y la poca sinceridad de nuestros valores.
Con Nietzsche, podría servir a la vida. Con Hitler, a la muerte. Con cualquiera que no sucumba al canto de las sirenas, como paso a la crítica social...
_________________
El Diablo es el que dice No.
Vuelta arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado MSN Messenger
yemeth



Unido: 06 Jan 2005
Mensajes: 1389

MensajePosted: Wed Nov 14, 2007 5:13 pm    Enviar tema: Responder citando

¿Quizá lo terrible sería en cuanto que se tratase de un proceso que no pudiera invertirse? (¿sólo renovarse?). Desde aquella escuela marxista lacaniana eslovena de la que proviene Zizek; "toda palabra es un asesinato". Y que "Todo Arte está sujeto a la manipulación política, excepto aquel que habla el lenguaje de esta misma manipulación".

Que en la expresión se halle la semilla de su propia autodestrucción, que haga explícita la inconsistencia que ponga en evidencia la posibilidad (¿y la necesidad?) de su destrucción. ¿Quizá al mostrar lo evidentemente inconsistente se pudiera hacer explícito como miembro transitivo, evitable su manipulación? (en el texto de Zizek, el propio Himno conteniendo esa autodestrucción en la burla de sí mismo, de ese autoengaño de que todo iba bien, que todo era correcto..)

Si te sigo, creo que plantearías que el cuestionamiento o crítica sería en sí una en el conjunto de las muchas posibilidades a las que abre la cultura, ¿cierto?. Pero ¿qué papel jugaría la inclusión de la inconsistencia hecha explícita como parte del propio símbolo, de la subversión de cualquier significado que se quisiera aplicar? (como un Logos resbaladizo que no pudiera cubrirse de palabras?) ¿Dónde la situarías? (¿o sería una herramienta para detener momentaneamente o dificultar alguna forma de hipnosis?) (Claro que,... aunque fuera esa ruptura de hipnosis la intención, por el uso extensivo que se ha dado al Himno de la Alegría no parecería que hubiera tenido mucho efecto de por sí más que la inquietud de algunos críticos de la época...)
_________________
Entonces, ¿quiere el rojo de siempre o prefiere... ¡¡el color fooly cooly!??!?

Hay un mundo en tus ojos que yo mismo creé

Vuelta arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Sinistrofobia



Unido: 25 Sep 2007
Mensajes: 978
Localizacion: Al-Ándalus

MensajePosted: Sat Nov 17, 2007 1:30 pm    Enviar tema: Responder citando

Expondré algunos extractos de trabajos sobre el Derecho Eclesiástico que he realizado en los últimos dos años para responder este post y dar un poco mi opinión ^^


Cita:


(...)

La importancia de la religión en el campo jurídico ha sido uno de los temas más debatidos y más cambiantes en los últimos tiempos, en especial durante todo el siglo XX. El derecho ha sido una ciencia que cada día se ha ido independizando con más fuerza de la moral religiosa, dirigiéndose hacia caminos de carácter más laico o laicista.

Esta revolución jurídica corresponde en especial a los países occidentales, sobre todo en el ámbito europeo. Sin embargo, es importante señalar el giro contrario que están dando algunos países hacia los estados religiosos o teocráticos, como es el caso de numerosos países musulmanes, o como excepción, en la Unión Europea, Polonia, con un mayor fervor católico en todos los medios y campos a través de la última y pasada legislatura con los hermanos Kaczyński.

Sin embargo, el futuro en el Derecho, con el neoliberalismo, parece conducir hacia una separación progresiva del ámbito religioso a nivel global.

(...)

Separar el Derecho del ámbito religioso, puede parecer una tarea dura, sobre todo si tenemos en cuenta las innumerables confesiones religiosas, sectas y creencias con las que contamos en los Estados plurales y democráticos modernos. Sin embargo, lo más difícil es tener en cuenta a todos los individuos que viven en un territorio. Cada situación moral o jurídica puede ser distinta y cuestionable, o ser por el contrario, igualmente valida desde cualquier posición moral, por lo que el papel del Derecho como mediador entre todas estas posiciones tan diferentes se hace imprescindible.

El destacar la esfera de libertad de conciencia y moral del individuo dentro del campo jurídico y de las declaraciones políticas, se hace por tanto, imprescindible, teniendo cada día más arraigo en los congresos internacionales por los derechos humanos, la ONU y en el malestar social. Este planteamiento sin duda alguna, individualista, no sólo es perfectamente compatible, sino que forma parte del ideal neoliberal que estamos viviendo hoy en día políticamente en Occidente.

Todos somos iguales ante la ley, pero moralmente, como personas, como individuos con sus propias convicciones, somos completamente diferentes. “Pues los hombres en nada son iguales; esto dice la justicia”, cómo dijo Nietzsche. (Así habló Zaratustra, E.D.A.F, Madrid, 1965, pág. 117)

Y es precisamente por eso, por el que seamos diferentes, por lo que nos tenemos que respetar como personas los unos a los otros, pues si todos fuéramos iguales en todo; opiniones, moral, raza, sexo... la intolerancia en sí no existiría o necesitaría existir por simple lógica. Por eso, ante un mundo con personas completamente diferentes entre sí, el Derecho ha de servir como ley suprema de juicio u obediencia para mediar no entre los intereses de colectivos o masas, sino entre los intereses de personas, de seres humanos. Y esta visión individualista de los derechos se ha de aplicar como moral de justicia cada vez más.


Cualquier fundamentalismo o sociedad de masas puede destruirse con la pluralidad del Derecho.

Por cierto, gracias por poner textos de este autor. ¡Me encanta!

Para l@s que quieran leer más de este señor, aquí pongo el siguiente enlace de artículos suyos traducidos al castellano:

http://es.geocities.com/zizekencastellano/

Quizás ya se conozca la página, pero la pongo por si a alguien le resulta de interés Smile
Vuelta arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado MSN Messenger
Telemacco



Unido: 07 Jun 2008
Mensajes: 83

MensajePosted: Mon Jun 30, 2008 10:57 am    Enviar tema: Responder citando

mil gracias por traducir al Zizek , te lo agradezco.
_________________
"Ser Unico no es ser el Unico.
Ser Entre Otros No es ser Cualquiera"
Vuelta arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar pagina web del usuario
Telemacco



Unido: 07 Jun 2008
Mensajes: 83

MensajePosted: Mon Jun 30, 2008 11:31 am    Enviar tema: Responder citando

Buenisimo texto.

Dos apuntes personales.

1) Muy interessada esta idea de recontextualiar al enemigo en " los enemigos no son considerados soldados, sino "combatientes ilegales", que se resisten de forma criminal a las fuerzas del orden universal".
Esto me recuerda mucho a la lectura de la "genealogia de la moral" de Nietzche. Ahi Mr.Friederich ya nos alerta de la deriava sacerdotal de Europa despues de la caida del Imperio Romano y la entrada de la dictadura del Papa. Se comenta el canvio de mentalidad del guerrero-rey que ve en el enemigo un sujeto a respetar. Cuanto mejor era tu enemigo mejor era vencerle y era fundamental tenerlo. Asi recordamos a Caton gran ideologo de los valores republicanos de la Republica proclamar al acabar cada sesion del senado " CARTAGO DEBE SER DESTRÜIDA", y asi recordamos tambien la figura del Galata Herido y tantas otras en nombre y para el orgullo de los nobles enemigos. Esta idea acaba cuando se impone la dictadura de los sacerdotes. Los sacerdotes son sibilinos patologizan el enemigo. Los enemigos no son seres nobles que luchan por su subjetividad y su propia cosmovision, sino son enfermos, delincuentes, tarados, herejes , radicales, se coloca al enemigo en otro plano, se le niega, son gente erratica han de ser consumidos en la hoguera pues no existe mas dirección que esta , no son pues honrado conflicto, son patologia. En el capitulo de Romea y Judea , Nietzche comenta que el primer pueblo donde la classe sacerdotal crea una dictadura es la judia, de ahi el apoyo por parte de las multitudes a gente como Jesus, etc, que tenian que recuperar la monarquia para los judios y con ella los valores monarquicos frente a los valores Sacerdotales de la manipulacion y la patologización.

2) Muy interessante el tema de Europa. Coincido con Zizek, "la izquierda" ha de crear un antagonismo Europeista ya que la élite tecnocrática post-política de Bruselas, vive de espaldas a aquello que pretende gestionar y es el discurso populista y nacionalcatolico que viene del Este y en general los nacionalismos-estatistas (ejemplo los kemalistas turcos, lepens.etc) diversos los que estan mobilizando terrorificamente a la gente.Sino creamos un antagonismo a nivel de todo Europa, en red, de ideas renovadas y de mucha vitalidad acabaremos atrapados entre tecnocratas neoliberales y populistas nacionalistas recalcitrantes y un proyecto Europeo que se cadaveriza.
_________________
"Ser Unico no es ser el Unico.
Ser Entre Otros No es ser Cualquiera"
Vuelta arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar pagina web del usuario
Mostrar mensajes de anterior:   
Comenzar nuevo tema   Responder al tema     (Indice del Foro) -> Política Todas las horas son GMT
Pagina 1 de 1

 
Saltar a:  
No puedes escribir nuevos temas en este foro
No puedes responder a temas en este foro
No puedes editar tus mensajes en este foro
No puedes borrar tus mensajes en este foro
No puedes votar en encuestas en este foro


Powered by phpBB 2.0.11 © 2001, 2002 phpBB Group